lunes, 8 de septiembre de 2014


Crítica: Locos por las nueces
Título original: The Nut job

*** (BUENA)

Estados Unidos, Canadá, Corea del Sur, 2014. 85 minutos. 
Director: Peter Lepeniotis. Guión: Peter Lepeniotis y Lorne Cameron. Elenco: Will Arnett, Brendan Fraser, Liam Neeson, Katherine Heigl, Stephen Lang, Maya Rudolph, Jeff Dunham. Producción: Graham Moloy y Woo-Kyung Jung. Distribuidora: Diamond Films. 
Fecha de estreno en Argentina: 4 de septiembre de 2014
Calificación: ATP (Apta para todo público)


“Locos por las nueces” (The nut job) es una película producida por ToonBox Entertainment destinada al público infantil. Esta coproducción entre Estados Unidos, Canadá y Corea del Sur, cuenta la historia de Surly, una traviesa ardilla que planea robar una tienda de nueces y sin darse cuenta se ve envuelta en el robo al banco de la ciudad.
Se trata del primer largometraje como director del canadiense Peter Lepeniotis quien tomó de base su propio cortometraje de 2005 “Surly Squirrel” y contó con Lorne Cameron para coguionarlo (Vecinos Invasores, Tierra de Osos, Ratatouille).
El film contó con un presupuesto de 42 millones de dólares, y ya ha conseguido ingresos en la taquilla mundial por 100 millones, lo que confirmó una secuela a estrenarse en 2016.
La película se desarrolla en la ficticia ciudad de Oakton de los años 50, donde el pícaro Surly (Will Arnett), una ardilla que es expulsada de la comunidad del parque por no aceptar la colectivización alimenticia dominante impuesta por el autoproclamado líder, el mapache Raccoon (Lian Neeson).
La trama plantea dos robos en paralelo: el de una banda de delincuentes que intenta robar la bóveda de un banco y el de un grupo de animalitos del parque liderado por la ardilla Surly, su enamorada Andie (Katherine Heigl) y el aspirante a héroe Grayson (Brendan Fraser) que planean robar las nueces de un local para poder sobrevivir durante el invierno que se avecina.
Pero pese a estar ambientada en la década de los 50, el film tiene varias referencias a la cultura popular como la participación en los créditos finales del cantante Psy cantando y bailando junto a todo el elenco su famoso "Gangnam Style". Dentro del metraje también está presente el tema en una versión remix, pero allí, rompe un poco con el universo tan bien recreado desde lo estético de los idílicos 50.
Con una historia simple, y buen elenco de personajes secundarios que aporta gags, el humor físico y hasta algo escatológico “Locos por las  nueces” cumple con su simple pero difícil objetivo: entretener a los espectadores más chiquitos.


Trailer de "Locos por las nueces"


Dalinger, Ezequiel



No te olvides de hacerte Fan en Facebook.com/zonadeanimacion

1 comentarios :

  1. Espero con ansías la segunda parte de Locos por las nueces, me parece que tiene un hermoso mensaje de reflexión

    ResponderEliminar