viernes, 21 de noviembre de 2014


Crítica: Minúsculos. El valle de las hormigas
Título original: Minuscule- La vallée des fourmis perdues

*** (BUENA)

Francia / Bélgicas. 2013. 89 minutos. 
Director: Hélène Giraud y Thomas Szabo. Guión: Hélène Giraud y Thomas Szabo. Productor: Philippe Delarue:. Director de fotografía y animación: Hélène Giraud y Thomas Szabo. Edición: Hélène Giraud y Thomas Szabo. Música: Hervé Lavandier.  Distribuidora: Distribution Company.
Fecha de estreno en Argentina: 20de noviembre de 2014

Calificación: ATP (Apta para todo público)


Los directores  Hélène Giraud y Thomas Szabo se basaron en su propia serie de televisión de 2006, integrada por 78 episodios de seis minutos cada uno, para darle vida a esta película que se desarrolla en el micromundo de los insectos.
Muy lejos de propuestas como “Hormiguitaz” (Antz, 1998) de Dreamwoks o “Bichos, una aventura en miniatura” (A Bug's Life, 1998) de Pixar, “Minúsculos. El valle de las hormigas” combina personajes animados por computada con escenarios reales, que se destacan por un gran trabajo de fotografía y como característica destacada: prescinde de diálogos. El film contó con un presupuesto de 20 millones de dólares y logró convocar a  más de un millón y medio de espectadores a los cines de Francia, su país de origen.
El protagonista es una vaquita de San Antonio, que tras separarse de su familia termina uniéndose a un grupo de hormigas negras que encuentran una lata repleta de terrones de azúcar que deben llevar a su hormiguero. Pero el camino no será fácil ya que las hormigas rojas se propusieron arrebatarles el botín.
Los directores hacen uso de la observación, la sutileza y el minimalismo para contar esta historia. Las peripecias del viaje son contadas con simpleza y con un humor un tanto naif. Pero la narración, luego de un comienzo promisorio, se estanca una vez que nuestros héroes llegan al hormiguero. A partir de ese momento la acción no avanza, es reiterativa, y solo vuelve a brillar en una batalla entre los dos bandos de hormigas que parece una secuencia digna de “El señor de los anillos”.
Los directores se valieron de una exquisita fotografía para captar los escenarios reales que se combinan con los personajes desarrollaros mediante animación CGI, que tienen una estética  un tanto caricaturesca, aunque sin perder el código realista que manejan.
La apuesta más arriesgada fue la de prescindir de diálogos para contar la historia. Aquí los insectos se comunican con sonidos y ruidos. La simpleza del relato sumado a la ausencia de palabras, acentúan lo minimalista de la película.
“Minúsculos. El valle de las hormigas” es un exponente de una animación diferente, cuenta una historia épica en el micromundo de los insectos en donde no hay necesidad de las palabras cuando se puede contar con imágenes. Nada más ni nada menos que cine.


Trailer de "Minúsculos"



Dalinger, E. Ezequiel.


No te olvides de hacerte Fan en Facebook.com/zonadeanimacion

0 comentarios :

Publicar un comentario