jueves, 14 de mayo de 2015


Crítica: EL SÉPTIMO ENANITO
Título original: Der 7bte Zwerg

** (REGULAR)

Alemania, 2014.  87 minutos. 
Dirección: Boris Aljinovic y Harald Siepermann. Guión: Harald Siepermann, Douglas Welbat, Daniel Welbat, Bernd Eilert, Otto Waalkes y Sven Unterwaldt Jr. Elenco (voces en la versión original): Joshua Graham, Matt Gilbert, Al Parrish, Geoff May, Joe Marth, Boris Aljinovic, Katja Bruegger, Christa Clahane. Producción: Jan Bonath, Martin Gritschke y Douglas Welbat. Dirección de arte: Christian Hotze, Carrie Schilz y Jan Philipp Schwarz. Fotografía: Jo Heim. Edición: Holger Trautmann y Sascha Wolf Täger. Música: Stephen Gade y Daniel Welbat.
Distribuidora: Alfa Films. 
Fecha de estreno en Argentina: 14 de mayo de 2015
Calificación: ATP (Apta para todo público)


“El séptimo enanito” (Der 7bte Zwerg) es una producción alemana de animación 3D estereoscópica dirigida por los directores Boris Aljinovic y Harald Siepermann. Esta relectura de los cuentos de hadas toma a “La bella durmiente” y “Blanca Nieves y los siete enanitos” como pilares para construir una nueva historia. En ella, Rose, la princesa hechizada por la malvada bruja Dellamorte, está a punto de celebrar su cumpleaños número 18, lo que la liberaría de la maldición que la condenaba a un sueño eterno junto a todo el reino si se pinchaba el dedo antes de cumplir su mayoría de edad. Pero un pequeño accidente provocado por Bobo, el más pequeño de los siete enanitos pondrá a dormir a todo el reino de  Fantabularasa. Bobo y sus pequeños compañeros se salvan del hechizo pero ahora deben llegar hasta el Castillo de Dellamorta para rescatar a Jack, el verdadero amor de Rose. Él es el único que puede romper la maldición despertando a la princesa con un beso de amor verdadero.
Este mundo creado por un equipo de seis guionistas, entre ellos, Harald Siepermann, Douglas Welbat, Daniel Welbat, Bernd Eilert, Otto Waalkes y Sven Unterwaldt Jr se asemeja al de “Shrek” (2001), madre de todas las relecturas de los cuentos de hadas, o al de la muy buena, aunque menos conocida,  “La verdadera historia de Caperucita Roja” (Hoodwinked!) de 2004. El problema de “El séptimo enanito” es que no plantea nada nuevo, sino que repite una fórmula de lo que alguna vez fue una nueva vuelta de tuerca a los cuentos de clásicos.
La animación tiene su punto fuerte en las locaciones, con una tendencia realista de gran calidad y profundidad de campo que aprovecha el efecto de la estereoscopía.
Los enanitos, y en especial Bobo, son los personajes que generan mayor empatía con el espectador. Y no es solamente por sus continuos gags, sino también por su diseño caricaturesco. Muy por el contrario la princesa y su enamorado presentan un diseño antropomórfico con una animación limitada, poco expresiva, que pareciera haber salido de una película de bajo presupuesto destinada al mercado hogareño. Por otro lado, el diseño de la bruja Dellamorte se asemeja al de Isma, la malvada consejera de la película de Disney “Las locuras del emperador” (The Emperor's New Groove) de 2000.
La película pese a no ser un musical, cuenta con varios números musicales, todos de una gran simpleza. Vale destacar que en la versión original, la cantante punk alemana Nina Hagen es la encargada de darle su voz pero como todas las copias que se exhiban en Argentina son es castellano, solo se la podrá escuchar en la canción que musicaliza los créditos finales.
Los cuentos de hadas parecen ser una fuente casi inagotable de historias para la industria del cine. Algunos, como los estudios Disney, los utilizaron para construir un imperio. Otros, como Dreamworks, los parodiaron y crearon una nueva forma de contar viejas historias. “El séptimo enanito” pecó no por tomar prestados elementos  ya vistos en otras películas, sino por no aportar nada nuevo a la vasta producción animada para los niños.

Trailer "El séptimo enanito"

Dalinger, E. Ezequiel.



No te olvides de hacerte Fan en Facebook.com/zonadeanimacion

0 comentarios :

Publicar un comentario