lunes, 12 de octubre de 2015


Bill Plympton, el referente más importante del mundo de la animación independiente, estuvo de visita en la ciudad de Rosario donde presentó una selección de sus trabajos y brindó una Masterclass abierta. Las actividades se enmarcaron dentro de los festejos por el décimo aniversario de la Escuela para Animadores de Rosario.

Bill Plympton haciendo un dibujo para Zona de Animación.

El día miércoles 7 de octubre, un día antes del comienzo de sus actividades en Rosario, Plympton dio una serie de entrevistas a los medios, entre los que se encontraba Zona de Animación.
Bill Plympton tiene en su haber siete largometrajes de animación, tres de ficción, más de cuarenta cortos y ha sido nominado en dos oportunidades a los Premios Oscar. Sus películas de animación 2D hechas a mano, realizadas con una animación cruda, de trazos duros y con una línea vibrante han convertido su estilo en una marca autoral.

Ezequiel Dalinger: Sos la voz del cine de animación independiente. Utilizas la técnica de la animación para contar historias adultas y seguís eligiendo el 2D realizado a mano por sobre el CGI imperante en Hollywood, que se convirtió desde el estreno de “Toy Story” (1995) en la norma estándar en la producción animada. ¿Cuáles son los obstáculos que encontrás para hacer este tipo de cine?

Bill Plympton: El gran desafío es la distribución. Yo soy muy popular en Estados Unidos, mis obras tienen muy buenas críticas, pero los distribuidores no creen que haya una audiencia para la animación que no está destinada a los niños. Yo confío en que mi nueva película “Cheatin’” tenga una buena audiencia. No me voy a hacer rico con esta película pero me permitirá continuar produciendo. Realmente creo que hay una gran audiencia allá afuera, que quiere ver ideas diferentes, historias diferentes, personajes diferentes que los que cuenta Pixar y Dreamworks.

E.D: ¿Cómo impactó en su carrera el surgimiento de las plataformas de crowfundng como Kickstarter a la hora de buscar financiación para sus películas?

B.P: En mis comienzos iba a los estudios a mostrar mis ideas, tratando de conseguir dinero y era un desastre. Era terrible tener que conseguirlo de esa manera. Por lo que todas mis películas fueron financiadas de mi bolsillo, con mi propio dinero. Cuando Kickstarter empezó a funcionar, decidí buscar fondos para restaurar el cortometraje de “THE FLYING HOUSE” (1921), de Winor McCay y recaudé 20 mil dólares.
Después, hice el largometraje “Cheatin’” e inicié una campaña en Kickstarter con la que recaudé 100.000 dólares. Fue realmente mágico. Es el futuro para la realización cinematográfica independiente. Es una alternativa al gobierno, a las corporaciones y a los grandes estudios. Es una inversión hecha por mis fans, las personas que aman mis películas. Los fans son felices dándome dinero para financiar mis películas.
Lo que hice en la campaña de crowfunding de mi nueva película “Revengeance” fue proponer que a quienes invirtieran 15.000 dólares, yo los dibujaría y convertiría en un personaje de la película. Serían eternamente un personaje animado por Bill Plympton. Conseguímos a 10 personas que quisieron hacerlo.

E.D: Muchos de sus cortometrajes, inclusive algunas de sus películas carecen de diálogos. ¿Es una decisión artística o también está apoyado en una decisión comercial?

B.P: Hay tres razones por lo que lo hago. La primera es porque es más barato para venderlo a mercados internacionales porque no necesita doblaje, ni voice over, ni subtítulos. La segunda es porque no soy un buen escritor de diálogos, no puedo escribir diálogos. Y la tercera es porque es más poético ya que puedo contar la historia con música y efectos de sonido.

E.D: ¿Cuáles son sus próximos proyectos?

B.P: Mi nueva película se llama “Revengeance”, no fue escrita por mí. Fue escrita por Jil Lujan que vive en Los Ángeles. Nos conocimos en el Comic Con de San Diego y amé su historia. Es realmente una  gran historia, con muy buenos personajes, pero él como animador es terrible, no puede animar. Yo le propuse que él escribiera la historia y yo la animaría. Ya tengo la mitad del trabajo hecho.  Estoy haciendo la animación en el hotel, mañana cuando me despierte, trabajaré en eso. Espero terminar para el próximo año. Jil hizo todas las voces, él diseñó todos los personajes que son del submundo, gente mala. Es muy divertido de dibujar.

E.D: También estás realizando el Mockumentary sobre Adolf Hitler, film que plantea una realidad alternativa donde Hitler se convierte en el Walt Disney de Europa. ¿En qué etapa de producción se encuentra el proyecto?

B.P: Ya está terminado. Ahora lo presentaré en festivales, y creo que la premiere será en marzo en New York. Luego se podrá ver online. Tres personas de mi equipo renunciaron porque no querían trabajar en una película sobre Hitler. Es una película muy loca, un poco provocativa.

E.D: ¿Conoce animadores argentinos?



B.P: Si, conozco. Juan Pablo Zaramella me gusta mucho. Estuvo en New York la semana pasada y queríamos vernos pero resultó imposible. Me gustaba mucho Caloi, era realmente muy gracioso, de hecho fuimos buenos amigos. Y soy un gran fan de Carlos Nine, él es una inspiración, una gran influencia y su hijo Lucas es un gran animador también. Hay mucho talento en Buenos Aires.



No te olvides de hacerte Fan en Facebook.com/zonadeanimacion

2 comentarios :

  1. Tuve el honor de presenciar los dos días. El jueves ocho fué glorioso, hizo una muestra de algunos de sus cortometrajes y dió una charla muy inspiradora orientada principalmente a cómo financiarse siendo animadores independientes, logrando llegar a un público numeroso y sin resignar nuestras inquietudes y objetivos artísticos. El viernes nueve quedaron algunas cuestiones fuera de tiempo, como la clase propiamente dicha de animación donde enseñaría la técnica de su trazo, sin embargo respondió, al igual que el primer día, las preguntas de la audiencia y firmó autógrafos sobre postales de sus siete largometrajes, con un boceto de algún personaje a elección. Además se proyectó, también de forma gratuita, Idiots & Angels.
    Todo el tiempo fué muy servicial con su público, muy accesible a la hora de entablar una conversación o recibir regalos de la gente.
    Tanto la administración de rosario cómo el mismo Bill tienen un merecido reconocimiento por la labor realizada.
    Nota aparte, una vergüenza la señora intendente de rosario y su gente por retirarse en medio de la proyección de uno de sus cortos tras haberse fotografiado con Plympton apenas unos minutos previos.

    ResponderEliminar
  2. Con ustedes nos llega noticias como estas. Excelente. Siempre hay gente visionaria y ustedes los apoyan. Bien por eso. De Perú.

    ResponderEliminar