miércoles, 3 de febrero de 2016


La primera película animada de Charlie Kaufman marca un quiebre para la animación en stop-motion. Se trata de un film adulto, donde la historia está por sobre la técnica.


Nominada al Oscar como mejor largometraje animado, “Anomalisa” llega a los cines argentinos a través de la distribuidora UIP. Bajo la dirección de Charlie Kaufman y Duke Johnson, la película se estrena luego llevarse  el Gran Premio del Jurado en el último Festival de Venecia, además de un gran recibimiento en otros certámenes como los de San Sebastián, Sitges o Londres.
El guionista de “¿Quieres ser John Malkovich?”, “Confesiones de una mente peligrosa”, “Eterno resplandor de una mente sin recuerdos” y “El ladrón de orquídeas”, vuelve a la dirección luego de siete años del estreno de su ópera prima “Synecdoche, New York”. En su primera cinta de animación Stop-Motion, Charlie Kaufman, narra la historia de un orador motivacional (David Thewlis) cuya vida se siente llena de vigor al conocer a una dinámica mujer (Jennifer Jason Leigh), quien sacude su mundana existencia.
La cinta comenzó su vida en 2005 como obra teatral escrita por el propio Kaufman, protagonizada por Jennifer Jason Leigh, Tom Noonan y David Thewlis. Una vez que el guión teatral cayó en manos de Dino Stamatopoulos, cofundador de Starburns Industries, Inc., junto a Dan Harmon, creador de "Community", en la NBC, "Anomalisa" comenzó su transición a las pantallas y tomó forma como la primera película animada de Kaufman y la propia incursión inicial de Starburns fuera de la televisión. Fundada en 2010, Starburns es un innovador estudio de producción que se especializa en stop-motion y animación 2D tradicional. La productora Rosa Tran ("Robot Chicken”, "Frankenhole") se unió al equipo creativo y trabajó al lado de Kaufman y Johnson a medida que “Anomalisa” entraba en la fase de animación.
La película,  codirigida por Charlie Kaufman y Duke Johnson, fue financiada a través de una exitosa campaña de crowfunding en Kickstarter.
El equipo de “Anomalisa” se esforzó para lograr que el mundo de la historia pareciera real en cada nivel de producción, así que los diseñadores se enfocaron en detalles diminutos, como el brillo de los ojos, los rasgos faciales, las manos gruesas y otras conductas igualmente realistas de los personajes. "Queríamos que los cuerpos parecieran reales”, dice Kaufman. "Las marionetas son pequeñas y requerían movimientos muy precisos con clavijas por parte de los animadores para dar vida a los ojos. Nuestro objetivo era que los personajes se sintieran llenos de vida y expresivos”. Los realizadores cinematográficos dejaron deliberadamente las uniones sobre los rostros de Michael, Lisa y otros personajes para establecer la animación de manera distinta al funcionamiento común del stop-motion, en donde las dos placas separadas en el rostro de un personaje, la frente y la parte inferior de la cara, a menudo se pintan digitalmente para crear un aspecto antropomórfico más estilizado. Kaufman y Johnson prefirieron un enfoque con todas las imperfecciones para mantener la congruencia con el predicamento existencial de Michael Stone. "Cuando ves películas animadas de alto presupuesto, las marionetas se perfeccionan en la post-producción hasta el punto en que son visualmente intercambiables con personajes generados por computadora”, explica Kaufman. "Es muy difícil notar la diferencia. Nosotros no queríamos pelear contra los materiales que usamos. Simbólica y metafóricamente esta decisión creativa representó lo que intentábamos hacer y decir en la película, así que optamos por mantener intactas las uniones”.
“Anomalisa” se estrena en Argentina el 4 de febrero en 13 salas, todas subtituladas.

Trailer de "Anomalisa"


No te olvides de hacerte Fan en Facebook.com/zonadeanimacion

0 comentarios :

Publicar un comentario