jueves, 4 de febrero de 2016


Crítica: UNA FAMILIA ESPACIAL
Título original: Atrapa la bandera

*** (BUENA)

España. 2015. 94 minutos. 
Una producción de Telecinco Cinema, 4 Cats Pictures, S.L, Lightbox y Telefónica Studios.  Director: Enrique Gato. Guionistas: Jordi Gasull, Neil Landau y Javier Barreira. Idea original: Jordi Gasull y Patxi Amezcua. Productores: Jordi Gasull, Ghislain Barrois, Nico Matji, Edmon Roch, Álvaro Augustin, Javier Ugarte, e Ignacio Fernández Vega. Productores ejecutivos: Gabriel Arias-Salgado, Axel Kuschevatzky y Jorge Tuca. Elenco: Dani Rovira, Michelle Jenner, Carme Calvell, Javier Balas, Camilo García, Toni Mora, Marta Barbará, Fernando Cabrera, Xavier Casán y Oriol Tarragó. Fotografía: Juan Jesús García Galocha. Banda Sonora Original: Diego Navarro. Diseño de Sonido: Oriol Tarragó. Montaje: Alexander Adams. Director de Animación: Maxi Díaz. Director de Producción: Pedro Solís. Supervisor de Iluminación: Nacho Garrido. Supervisor de Diseño de personajes: Miguel Ángel Alaminos. Supervisor de Layout: David Alonso. Supervisor de Desarrollo Visual y Estudio Color: Luis Mejía.  Supervisor de Storyboard: Paco Sáez. Supervisor de Sets y Props: Jaime Otegui. Supervisor de Rigg: Ignacio Santalla. Supervisor FX: David Beltran.
Distribuidora: UIP.
Fecha de estreno en Argentina: 4 de febrero de 2016

Calificación: ATP (Apta para todo público)


“Gravity” de Alejandro Cuarón (2013), “The Marcian” de Ridley Scott (2015), o las animadas “Planet 51” (2009) y “Fly me to the moon” (2008) son solo algunos de los títulos más conocidos de un subgénero que ha tomado impulso en los últimos años: películas de astronautas. “Una familia espacial” es el nombre con el que se conoce en América Latina a “Atrapa la bandera”, el último exponente de esta tendencia. Es la nueva apuesta de la productora española Lightbox Animation Studios, la misma que realizó en 2012 el éxito internacional “Las aventuras de Tadeo Jones”.
“Una familia espacial” dirigida por Enrique Gato fue concebida para conquistar la audiencia global y a pesar de ser una producción española, no tiene ningún rasgo local, una decisión cuestionable y que invita a otro análisis.
La película cuenta la historia del joven Mike Goldwing, hijo y nieto de astronautas. Su mayor deseo es que su padre Scott y abuelo Frank logren reconciliarse después de años de distanciamiento. Richard Carson, un multimillonario energético decide ir a la Luna para probar que la misión Apolo XI fue una mentira, aunque su verdadera intención es conquistarla y apoderarse un  preciado combustible, el Helio 3. La NASA para evitarlo, activa nuevamente su plan espacial por orden del presidente de Estados Unidos y ahí es cuando Mike encuentra el momento perfecto para unir a su padre y abuelo. El problema es que no todo sale como lo había planeado y termina viajando a la Luna junto a su abuelo Frank, su amiga Amy y un camaleón llamado Igor. Ahora dependerá de ellos impedir que Carson borre la llegada del hombre a la Luna, y evitar que logre poseer el monopolio de la energía, con todas las consecuencias que eso trae aparejado.
Aquí nuevamente presidente de Estados Unidos es representado como una mujer. Para algunos lo podrán ver como una manifestación de deseo, otros como algo que solo puede ocurrir en el mundo del cine. Lo llamativo es que tanto en la versión española como la versión latinoamericana, es la utilización del neologismo “Presidenta”, impuesto por la ex presidente de Argentina.
La película, destinada al público familiar, no deja de presentar temas más que interesantes que nos interpelan a todos como individuos sociales. La manipulación de la información a través de los medios masivos de comunicación, así como los peligros que trae aparejado la monopolización de los recursos naturales, en especial los energéticos. Aquí el villano es un multimillonario mediático, con ambición desmedida y un gran poder mediático con el que manipula a las masas. Cualquier similitud con la realidad, es mera coincidencia. Aunque no logran profundizarse, es valioso que se pongan en una trama que apela fundamentalmente al entretenimiento.
En una sociedad que considera a la vejez como una enfermedad, esta película se destaca por darle un valor a la ancianidad. Son los ancianos los únicos que pueden lograr el éxito de la misión a la Luna.
El diseño de personajes es atractivo pero que en algún punto remite a otros ya conocidos. Un villano que se parece a Sindrome de “Los Increíbles”, la pequeña hermana de Mike que es parecida a la niña más pequeña de “Mi villano favorito”, e incluso Amy, podría ser una versión joven de Sara de “Las aventuras de Tadeo Jones”. Desde el punto de vista técnico, la animación está a la altura de cualquier producción con proyección internacional. La música también está en sintonía con el mercado global, canciones como “If only” de Hanson son parte de la banda de sonido.
Uno de los puntos fuertes de la película son sus secuencias de acción, lo que la convierte en una propuesta entretenida, con mucha aventura y buen ritmo.
“Una familia espacial” es un producto correcto desde lo técnico, con un clásico relato de aventuras y redención familiar, pero que apostó por incluir problemáticas sociales actuales. Aunque en el resultado, la crítica solo es superficial, es bienvenida su valentía. Enrique Gato tiene presente que su público son los niños y decide no subestimarlos. Es una decisión para celebrar.

Trailer de "Una familia espacial"

Ezequiel Dalinger.


No te olvides de hacerte Fan en Facebook.com/zonadeanimacion

0 comentarios :

Publicar un comentario