viernes, 3 de noviembre de 2017


Entrevistamos a Dorota Kobiela, una de las directoras de “Loving Vincent”, el film homenaje al pintor postimpresionista.


El jueves 26 de octubre, se estrenó en Argentina “Loving Vincent”, una producción animada sin precedente en la que cada fotograma es un cuadro pintado al óleo con el estilo de Van Gogh. Esta ópera prima de la pintora y animadora polaca Dorota Kobiela y de su pareja, el inglés Hugh Welchman, productor de “Pedro y el lobo”, el cortometraje animado ganador del Oscar en 2008, recibió este año el Premio del Público y se consagró como la Mejor Animación en el Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy.
Realizar la película fue una tarea titánica, demandó 5 años de producción, en los que sesenta y cinco pintores, de un total de 95 artistas especializados en la obra de Vincent Van Gogh, llegaban cada mañana al gigantesco hangar del parque Científico y Tecnológico de Gdansk, al norte de Polonia. En esa suerte de gran factoría de cuadros pintados a mano se compusieron 62.450 óleos sobre lienzo, muchos de ellos realizados en un solo día, que sirvieron como fotogramas de un film experimental que recrea los últimos días del gran pintor holandés.


En diálogo con ZONA DE ANIMACIÓN, la directora Dorota Kobiela contó que la idea de darle un tratamiento cinematográfico a las pinturas de Van Gogh surgió hace ya una década. Formada como pintora, sus experiencias profesionales siempre estuvieron ligadas al cine y la animación. Con casi treinta años de edad, echaba de menos las pinturas, y le preocupaba haberse alejado de su verdadera pasión, por lo que decidió unir sus dos pasiones. En un primer momento iba a darle vida a sus propias pinturas, pero luego volvió a leer las cartas de Vincent van Gogh, su libro favorito desde los 15 años, material al que recurría a menudo como fuente de inspiración, y se dio cuenta de que debía dar vida a sus pinturas para contar su historia. Kobiela afirmó: “Quería llevar los cuadros de van Gogh a la vida animada para hablar por él.”
No le resultó sencillo persuadir a los productores para que invirtieran en la película. “Eran muy escépticos sobre si era posible desde el punto de vista de la producción, y también si a la audiencia le gustaría el estilo”. Junto a Hugh Welchman se valieron de la plataforma de crowdfunding “Kickstarter” para conseguir fondos y darle visibilidad al proyecto. Aunque en términos de cantidad de dinero recaudado, fue pequeña la contribución, a través de la campaña aparecieron inversores. Otro factor de vital importancia fue que la película comenzara a tener presencia en las redes sociales. “La popularidad del film en las redes ayudó a persuadir a muchos distribuidores y financieros a involucrarse” afirmó la directora.
“Loving Vincent” ha sido un sorpresivo éxito comercial en los mercados internacionales donde se ha estrenado. En Estados Unidos en dos semanas recaudó más de U$S 2 millones, fue también récord de público en Italia, Polonia, y su estreno ya está confirmado en 130 países. En Argentina, durante su primera semana de exhibición fue vista por 13.398 espectadores, según el relevamiento de ULTRACINE.
Para Kobiela, el éxito se debe principalmente a la popularidad de Vincent van Gogh. “Mucha gente que no suele ir a ver una animación para un público adulto está dispuesta a probar la película porque conoce las pinturas de Vincent o sus cartas, o ambas, y han sido tocados de alguna manera por su trabajo, sus palabras o su historia”. También cree que la respuesta que ha obtenido por parte de la audiencia global se debe a que “El público está hambriento de nuevos enfoques visuales y sedientos de arte”.
Mientras disfrutan del éxito de “Loving Vincent”, los directores ya están embarcados en su próximo proyecto: un largometraje de terror pintado, basado en las últimas pinturas del pintor español Francisco de Goya.

Trailer de "Loving Vincent"
Ezequiel Dalinger

No te olvides de hacerte Fan en Facebook.com/zonadeanimacion

0 comentarios :

Publicar un comentario