miércoles, 23 de enero de 2019


"El regreso de Mary Poppins" es la secuela del clásico de Disney de 1964, en la que la niñera prácticamente perfecta en todo regresa para ayudar a la nueva generación de la familia Banks a recuperar la alegría y el asombro que falta en sus vidas. Junto a Mary Poppins, la animación 2D realizada a mano también está de regreso.



“El regreso de Mary Poppins” se desarrolla en Londres, 24 años después de los acontecimientos de la primera, durante la Depresión de la década del treinta. Michael Banks (Ben Whishaw) trabaja en el mismo banco en el que trabajaba su padre y todavía vive en el 17 de la calle Cherry Tree Lane con sus tres hijos, Annabel, John y Georgie (Pixie Davies, Nathanael Saleh y Joel Dawson), y su ama de llaves Ellen (Julie Walters). Siguiendo la tradición de su madre, Jane Banks (Emily Mortimer) se dedica a defender los derechos de los trabajadores y ayuda a la familia de Michael. Cuando la familia sufre una pérdida personal, Mary Poppins (Emily Blunt) regresa mágicamente a sus vidas y, con la ayuda de Jack (Lin-Manuel Miranda), devuelve la alegría y el asombro a su hogar. Colin Firth como William Weatherall Wilkins; y Meryl Streep como la prima Topsy, también son parte del elenco.
La película fue dirigida por Rob Marshall, con guión de David Magee y una historia para la pantalla de Magee, Marshall y John DeLuca, basada en las historias de “Mary Poppins” de P. L. Travers. Al igual que en la primera, los espectadores volverán a ver en la pantalla grande una combinación de acción en vivo y animación 2D realizada a mano.

EL REGRESO DE LA ANIMACIÓN 2D A LA PANTALLA GRANDE


Para crear las secuencias de fantasía, cuando Mary Poppins lleva a los niños Banks a vivir una serie de aventuras de otro mundo, Marshall decidió usar el tradicional estilo de animación dibujada a mano, ya que quería que la gente mantuviera la nostalgia de la primera película. La animación clásica en 2D hoy es considerada algo así como un arte perdido, así que esta era una oportunidad única para la producción de volver a dar vida a esta clásica forma de arte y de rendirle, al mismo tiempo, un homenaje a la primera película.
Para diseñar y crear las secuencias animadas de acción real, se reclutaron más de 70 animadores, que incluyeron a algunos de los animadores más reconocidos en animación 2D de Walt Disney Animation Studios y Pixar; muchos de los cuales ya estaban retirados, pero volvieron a trabajar para no perderse la oportunidad de trabajar en una secuela de un clásico de Disney como este. Trabajando en el Duncan Studio, en Pasadena, a los animadores les tomó dieciséis meses completar toda la animación.
“Algunos de los artistas tenían alrededor de 70 años de edad y la animación clásica dibujada a mano los había inspirado e influido tanto, que no podían dejar pasar este tipo de oportunidad — contó el supervisor de secuencias de animación Jim Capobianco—, pero además teníamos a este grupo de jóvenes que eran relativamente nuevos en la industria, de modo que teníamos este increíble equipo de animadores trabajando juntos para crear este regreso a la animación de la vieja escuela”.
Avances recientes de la tecnología les permitieron a los realizadores fusionar animación tradicional con herramientas modernas 3D, y moverse con la cámara por todos los entornos dibujados a mano y digitales CGI.
Al igual que con los musicales cinematográficos anteriores que dirigió, Marshall cubrió las secuencias animadas como en cualquier otra película. Primero la acción real se rodó delante de un fondo verde, con el elenco principal interactuando con actores y bailarines vestidos con trajes verdes de pies a cabeza.
En las escenas del tazón Royal Doulton, los personajes de Mary Poppins, Jack y los niños interactúan con animales. De manera que durante el rodaje se utilizaron figuras de tamaño real, incluida una jirafa de seis metros de alto, para dar un punto de referencia a los actores (en particular a los niños). Todo objeto con el que entraba en contacto el talento, debía ser representado de alguna manera en el set. Los entornos animados de fondo, que eran más dinámicos y con una mayor profundidad, se incorporaron luego en postproducción.
Estas secuencias también presentaron a Marshall y DeLuca la rara oportunidad de hacer un gran número musical al estilo Broadway en un mundo completamente animado, lo cual hicieron con la canción “A Cover is Not the Book”, interpretada por Jack y Mary Poppins en el escenario del music-hall Royal Doulton. En toda la secuencia se utilizó iluminación práctica, como hubiera sucedido con cualquier producción teatral, que luego se replicó en la animación 2D.

"El regreso de Mary Poppins" llegará a los cines de Argentina el 24 de enero de 2019.

Trailer de "El Regreso de Mary Poppins"

0 comentarios :

Publicar un comentario